Lorde – Solar Power [ALBUM REVIEW]

⑨ ★★★★★★★★★☆

Con sólo dos álbumes, Lorde definió el sonido de los millennials y centennials del mundo. El minimalismo sombrío de Pure Heroin y su exploración uno a uno de la juventud y el pop sin fronteras de Melodrama que nos hizo bailar con el corazón roto es el caldo de cultivo que dio lugar a Billie Eilish, Olivia Rodrigo y cualquier artista pop que haya debutado en los últimos 10 años. Tras una larga espera Solar Power es un regreso con sorpresa: En un mundo donde todos suenan como Lorde, Lorde suena de otra manera.

Solar Power nace de la Madre Naturaleza, con un sonido acústico y playero con algún hint de stoner (producido, otra vez, por Jack Antonoff), mientras Lorde contempla su nueva vida (de fama, de bonafide económico), la cultura actual y a los que moldearon su vida, para bien o para mal. Sobre lo primero, hay una especie de “lo dejo todo” tan propia de su generación, en temas como The Path o California donde sopesa el éxito y se convence de no dejarse llevar por todo lo que brilla, o directamente en Stoned At The Nail Salon donde declara que tiene siempre listo un adminículo para pedir un deseo, en caso de que se de cuenta que eligió mal aunque esa elección le haya dado una vida que ama.

Stoned… también nos llama a “pasar todas las noches que podamos con las personas que nos criaron” un approach positivo al último de los temas mencionados que se contrapone a Fallen Fruit, standout del disco, donde critica a las generaciones pasadas por arruinar el planeta, el calentamiento global y dejarle a las actuales un futuro probablemente negro.

“Todas las chicas hermosas se marchitaran como rosas” y “te van a dejar de gustar las canciones que amabas a los 16” canta en Stoned…, y en Secrets From A Girl se lamenta de que los últimos 10 años se le hayan escurrido entre los dedos. Tal vez por eso Solar Power se note hecho para perdurar. Es un disco que te espera, que no es inmediato, sino que capaz lo tenes que escuchar dos o tres veces para que te golpee como un tren. Es un disco que suena a hoy, pero también a ayer, y esa cualidad atemporal probablemente lo haga sonar bien mañana.