Royal Blood – Typhoons [ALBUM REVIEW]

⑥ ★★★★★☆☆☆☆

Thyphoons, el tercer CD de los Royal Blood, es ambicioso. A la obligación de todo banda de que cada disco sea más grande, con un sonido que suba en decibeles y esté hecho para nuevos números de audiencia, se le suma la presión de no perder la esencia que los catapultó a la fama con su debut. Su punto fuerte siempre fueron los riffs hard rock y los estribillos para ser gritados por la audiencia, y eso es lo que buscan recrear acá.

Abriendo con una advertencia, Trouble’s Coming cumple con la consigna sonando familiar pero lo suficientemente novedosa para settear a Oblivion y su funkadelica saturada y sus metáforas sobre Icaro acercándose demasiado al sol que establecen el tema principal del disco: la lucha del cantante contra sus adicciones y mantenerse sobrio. Sin embargo, lejos de ser un disco excesivamente indulgente que parece un lamento interminable, los Royal Blood logran yuxtapone la buena onda de los ritmos con las letras a corazón abierto de una forma que funciona. En Thyphoons, el estribillo más cantable de la colección habla de su abuso de sustancias (“All these chemicals running through my veins / they don’t kill the cause / they just numb the pain”) hasta casi llegar a la muerte en Limbo, un corte disco hecho para bailar.

Sin embargo, la onda “soy un pobre pibe rico y solitario en Los Ángeles” de temas como Who Needs Friends hacen que a veces sea difícil empatizar, aun cuando te quieran convencer con ese riff colosal y una bata perfectamente caótica y lo cerebral con bajos distorsionados.