Demi Lovato – Dancing with the Devil… the Art of Starting Over [ALBUM REVIEW]

⑥ ★★★★★☆☆☆☆

Demi Lovato es una artista confesional. Desde Unbroken (2011), disco con el que volvía al ruedo tras una primera internación en rehabilitación, la ex estrella Disney ha tenido varias idas y vueltas con distintos trastornos alimenticios y adicciones, y todas ellas fueron catalizadas en canciones y documentales.

Dancing With The Devil… The Art Of Starting Over es las dos cosas a la vez: un disco de una hora y un documental de 4 partes detallando el antes, durante y después de su última recaída y de una sobredosis que le causó tres infartos, daño cerebral y perdida de la visión.

Comenzando en terreno conocido, el disco abre con Anyone (presentada en los Grammy 2020), Dancing With The Devil y ICU – una especie de prólogo de canciones pesadas y emocionales en los que Lovato luce su voz y relata en primera persona el buildup de esa fatídica noche, antes de comenzar la segunda parte con The Art Of Starting Over, un midtempo funky que es territorio inexplorado pero que le queda muy bien (aunque no tan bien como el pop rock de sus inicios) y promete. Lamentablemente Lonely People es tan mala que corta el envión que pudo haberse tomado, y expone una de las principales fallas del disco: no fluye. Melon Cake es movida y retoma el groove, pero atrás viene Met Him Last Night, un dueto con Ariana Granda que no cuadra en el disco (aunque es para celebrar que no se convierta en una batalla de gritos).

También las letras son un punto inusualmente flaco, y aunque aportan a la onda confesional del disco, a veces dan directamente cringe (“I don’t care if you’ve got a dick/I don’t care if you got a WAP/I just wanna love/You know what I’m saying”), y se vuelven pesadas considerando que son 19 canciones que giran en torno a más o menos lo mismo. Con un poco de edición (15 Minutes, el cover de Mad World, etc.), DWTDTAOSO podría ser un gran disco, pero eso no quita que aún así probablemente sea el mejor producto de Lovato desde Here We Go Again.