Miley Cyrus – Plastic Hearts [ALBUM REVIEW]

⑥ ★★★★★★✰✰✰✰

A lo Hannah Montana, la serie que la lanzó a la fama, Miley Cyrus es una especie de mamushka de personalidades. Luego de sus CD obligatorios bajo el ala de Disney pasó por el trap-pop urbano de Bangerz, el experimento de Dead Petz (producido por The Flamming Lips) y el country que hizo famosa a su familia con Younger Now, todos discos que incluían no sólo un revamp sónico y estético sino también una redefinición de la artista y sus valores. Siguiendo la misma línea, Plastic Hearts, su séptimo trabajo de estudio, es su era rockera.

Revisitando los 80s a lo After Hours y Future Nostalgia, Cyrus elige el glam sobre el synthpop, algo que quedó en claro con Midnight Sky, primer corte de difusión, con su base disco melancólica y el coro a lo Edge of Seventeen que le valio un remix-mash up con la mismísima Stevie Nicks.

Nicks no es la única estrella invitada. Night Crowler la enfrenta con Billy Idol en un duelo a ver quien hace su mejor impresión de… Billy Idol, Bad Karma (uno de los puntos altos del disco) la encuentra haciendo un meaculpa sobre su toxicidad amorosa junto a Joan Jett y en Prisioner despliega toda su seducción junto a Dua Lipa, y si bien todas éstas personalidades son fuertes y tienen voces y estilos muy característicos, la voz de Cyrus – con su rasp y su twang nashviliano – nunca se deja soslayar.

Pero donde triunfan las vocales y la producción fallan, muchas veces, las letras. Demasiado forzadas o perfomativas a veces, demasiado obvias otras, el album parece tener la intención de exponer a la persona detrás del personaje pero termina dejándolo velado por apostar al shock antes que a la vulnerabilidad, sin notar que los mejores momentos son en los que la verdadera Miley Cyrus queda al descubierto, como High (un tema tan a-la-Mumfod & Sons que bien podría estar en Delta) o Golden G String, un baladón que cierra el disco con mucha promesa pero que, dada su propensión a bardear su propio trabajo cada vez que saca un nuevo disco, probablemente quede inconclusa.