Arrival in Nara

Primero y principal: Si no conoces la referencia en el título, educate.

El segundo en día de Osaka no lo pasamos en ahí. Como habíamos contado en otro post, Osaka es un hub ideal para usar de base e ir a otras ciudades, y en este caso nos tomamos el subte que en una hora nos dejó en Nara.

Nara es una de las ciudades más tradicionales de Japón y fue la capital en el medioevo, y por ende está lleno de templos antiguos que son famosos por su buen estado de conservación y ser Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde fines de los 90s.

El área más famosa de Nara seguramente sea su parque, lleno de cerezos sakura que florecen en primavera y ciervos sika. Venerados en el pasado como protectores de la naturaleza, aun hoy en día se les tiene muchísimo respeto y merodean por la ciudad libremente: si cruzan la calle, los autos paran y si se acuestan en la puerta de un local los dejan. Tan acostumbrados están a la vida en la ciudad (y a que la gente les da galletitas para ciervos que venden por todos lados), que suelen acercarse a pedir comida:

View this post on Instagram

Father of Deers

A post shared by Agustín Leopoldo Aimi (@agustinaimi) on

Algo que nos causó mucha gracia fue que los ciervos hacen como una reverence cuando te acercas, así que nosotros les devolvimos el saludo. Después descubrimos que en realidad es una especie de desafío, y no hay que hacerlo porque pueden embestir.

Jugando con los ciervos nos adentramos en el parque de Nara para llegar al Templo de Todaiji. Algo para marcar es que este fue uno de los únicos lugares con audioguías en inglés, que capaz ahora no es tan raro pero en 2016 no había muchos turistas occidentales y casi todo estaba en japonés, chino o coreano, así que retiramos cada cual uno y “entramos” al predio, que en realidad es el mismo parque, pero el camino está marcado por un inmerso arco de madera que dentro de cada lateral tiene una estatua de dioses guardianes tallados en madera dignos de admirar, pero que no se pueden fotografiar bien porque tienen una malla protectora que los escuda de la intemperie.

Construido en el siglo VIII, el templo se quemó y fue reconstruido dos veces, y aunque hoy en día es 1/3 más chico que el original, sigue siendo la estructura de madera más grande del mundo.

Dentro del templo hay una buda gigante enteramente de madera de más de 15 metros, que también es el más grande del mundo, y recorriendolo también podemos ver varios murales y estatuas de deidades menores, así como un pilar de madera con un gran agujero en la base. Ese agujero es del mismo tamaño que los orificios de la nariz del buda, y se dice que si uno pasa por el consigue la iluminación, aunque nosotros no intentamos.

View this post on Instagram

Vairochana

A post shared by Agustín Leopoldo Aimi (@agustinaimi) on

Volviendo al parque aprovechamos a comer unas frutillas rellenas de leche condensada y jugamos con los ciervos mientras visitamos otros pavellones y el shōrō, el campanario tradicional del templo, que para estar a todo con el resto de los edificios y estatuas tiene la campana más grande de todo Japón, que solo suena a las 8 de la noche y en año nuevo.

View this post on Instagram

Ding – Dang – Dong

A post shared by Agustín Leopoldo Aimi (@agustinaimi) on

Entre una cosa y otra ya se nos había pasado la hora del almuerzo, y buscando algo para comer terminamos por casualidad en Miyama para una de las mejores comidas del viaje.

Justo frente al Museo Nacional de Nara, Miyama es un restaurant tradicional con un menú de temporada que cambia todos los meses, y donde uno puede pedir un plato en particular o por ¥1,300/1,600 pedir uno de los dos menús completos estilo bentō con varios platitos de especialidad y un plato principal.

Bien comidos, caminamos las calles de alrededor del parque comprando recuerdos, y volvimos para Osaka con el plan de ver el atardecer en el Umeda Sky Building. Los dos rascacielos conectados por puentes y en su tope por una plataforma que funciona como mirador, al que uno puede subir comprando los tickets en el lugar u online por ¥1.500, de 11:00 a 22:30 hs con ingreso hasta las 22:00 hs.

Mientras mirabamos Osaka desde las alturas birra en mano, buscamos donde ir a cenar y encontramos un restaurante con un concepto copado cerca del hostel. Un local enorme con varios puestos en los flancos que hacían como de mini locales (si conocen The Night Market, bastante parecido) con varios tipos de comida tradicional, coreana, fusión mexicana y demás. Se ve que ya estaba palmado para este momento porque es el único lugar que no recuerdo ni guarde donde estaba, así que si alguien conoce me avisa (?).