Glass Animals – Dreamland [ALBUM REVIEW]

⑥ ★★★★★★★✰✰✰

Si hay algo que caracteriza a la discografía de Glass Animals son sus sintes isleños, las vocales híper procesadas de su cantante, Dave Bayley, y su letras observacionales: Tanto Zola (2014) como How To Be A Human Being (2016) están escritos desde las perspectivas de diferentes personajes (11 de ellos en el caso de How To…).

Con un approach más diarístico, Dreamland es su primer CD completamente autobiográfico, cambiando imágenes abstractas por observaciones de la realidad pero manteniendo la atmósfera cinematográfica y condimentando su sonido con detalles más hiphoperos (hi-hats, bass).

El resultado es muchas veces brillantes. El beat de Tangerine es tan suave que Drake mataría por él, y las flautas onda medio oriente combinado sobre el beat urbano en Your Love (Déjà Vu) retrotraen a los mejores momentos de Scott Storch allá por comienzo de los 2000.

Estratégicamente juntos a mitad del tracklist, Space Ghost Coast to Coast y Tokyo Drift son claramente el highlight del album. El primero, producido por MixedbyAli (discipulo de Dr. Dre) reflexiona sobre la historia de un amigo de la infancia del cantante que, años después de que él se mudase de US a UK, intentó iniciar una balacera en su escuela. El segundo, feature de Denzel Curry incluido, mezcla hip hop clásico con electrónica y hasta unos trompetas distorsionadas en 3 minutos de esquizofrenia musical.

Sin embargo, el nuevo approach sincero no siempre es para mejor. Los momentos más mundanos (Melon and the Coconut, Waterfalls Coming Out Your Mouth) intentan atraparte con observaciones cotidianas pero directamente no aportan nada, y los más sensibles como It’s All So Incredibly Loud sufren de instrumentaciones demasiado obvias, y no ayuda que todo esto esté amontonado en la segunda mitad del disco.

Por suerte, justo al final aparecen Domestic Bliss un buen ejercicio de escritura sobre una relación abusiva y Heat Wave con su pseudo R&B para volver a encaminar un album que si se equivoca, es solo por haber tomado riesgos, y eso nunca puede estar mal.