Ellie Goulding – Brightest Blue [ALBUM REVIEW]

⑦ ★★★★★★★✰✰✰

La carta de presentación de Ellie Goulding fue Lights (2010), un álbum que mezclaba acústica folk con los beats electrónicos de una discoteca berlinesa. Ganadora de BBC Sound Of y el Brit Award a Critic’s Choice, el éxito con la crítica pronto se convirtió en éxito comercial con hitazos como Burn y Love Me Like You Do.

Sin embargo, todo tiene un precio: Los CD venían cada vez más parecidos a cualquier otro, artistas como Birdy o Maggie Rogers coparon la escena de la folktrónica, y encontrar un hit se volvió más difícil, incluso con features de Diplo o Juicy Wrld.

Brightest Blue viene a ser, entonces, el regreso del hijo pródigo. Completamente solista salvo la presencia de serpentwithfeet en Start, el disco mantiene su sensibilidad pop pero en ningún momento intenta perseguir el hit. Goulding deja fluir su lapicera de manera más intuitiva, y así cuando el estribillo hitero llega parece un momento ganado honestamente y no forzado por matemática rítmica (como en el bounce asertivo de Love I’m Given o Power), y logra momentos más suaves e introspectivos que permite ejercicios de autoevaluación como Woman y el 1-2 punch de Bleach y Flux, dos temas espaciados que escalan en cada verso y settean el cierre con tema que da nombre al disco.

En geneal, Brightest Blue no es un CD que expanda la marca de Ellie Goulding o la catapulte a una nueva audiencia, sino uno que le recuerde a sus oyentes originales qué fue lo que los atrajo a ella en primer lugar, y eso lo hace muy bien.

Brightest Blue incluye una segunda sección, E.Go, una colección de 5 singles/colaboraciones lanzados desde Delirium (2015).